Relato político, juegos del lenguaje y retórica

Comparte enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El mandato comunicacional para la política, el gobierno y las empresas es tener “storytelling”. Tener y actuar relato, “storyliving”. Tener, actuar y hacer relato, “storymaker”. Decir, actuar y hacer. Simple en mercadeo, difícil en lo social.

En política siempre debe haber relato: una historia qué prometer/contar/hacer. La tragedia está en que la política se queda en “prometer”, en storytelling, en decir una historia que la gente quiere creer, unas mentiras que queremos creer: más empleo, más educación, más salud, más seguridad, mejor movilidad, más meritocracia, más desarrollo, menos corrupción… Todas promesas retóricas y juegos del lenguaje que queremos creer, pero que sabemos no van a pasar. Así, la política, desde siempre, ha sido una posverdad”: prometer las mentiras que se quieren creer. Por eso, desde las vivencias y el hacer, los políticos son muy criticados, ya que no hacen lo que dijeron y prometieron; pero todos sabemos que es así, casi cantamos: “miénteme por piedad yo te lo pido”. Tan es así que cuando lo hacen, como lo está haciendo el señor Trump, nos parece un desatino, una traición a nuestros saberes.

El relato es la clave de la política, no varían sus promesas pero sí se han modificado sus modos de hacerse relato: antes bastaba con las palabras escritas, luego fue oralidades, pasó a ser pose televisiva, se decantó en personismo y, en la actualidad, este relato juega en los lenguajes, las retóricas y los rituales del entretenimiento y las redes digitales. Y esto es así porque los relatos se modifican de acuerdo a la ecología de medios que habita.

Los relatos se transforman para adecuarse a los referentes de sentido de los ciudadanos. Y estos referentes de nosotros, la gente, se construyen en los consumos culturales. Y nuestros consumos dicen que somos una sociedad del melodrama (político salva a pueblo equivocado por amor), de manual de autoayuda (político, en una cruzada de buenaondismo, acompaña a virtuoso pueblo a salvarse), reality (somos una sociedad donde triunfa el seductor y la apariencia por encima del talento y las ideas), de humor (la risa es la forma de rescate popular ante la miseria que nos habita), y de coolture (se apuesta por lo que sea más cool para nuestra performance como ciudadanos).

Y en la coolture todo es entretenimiento; la política también. Y entretenimiento no es ser farándula, menos farsa, tampoco espectáculo. Entretenimiento es ser emocional, positivo, nueva era, pasarlo bien. Y de eso es que va la política: de pasarlo bien, crear nuevos modos de ser en colectivo, atreverse a imaginar nuevos órdenes de deseo público. Y como la sociedad de los comunes ya no cree en ideologías, instituciones, partidos y programas, por lo menos quiere creer en pasarlo bien y desear con ironía.

Y eso es a lo que juega el relato político: a crear juegos del lenguaje, retóricas, estéticas, símbolos y rituales que puedan hacer creer que se lo va a pasar mejor.

De esto es que va este número de Más Poder Local: de relato político, juegos de lenguaje y retórica.

En Portada comienza con la Argentina para comprender con el investigador Ignacio Ramírez, ese duelo de relatos que ha producido lo que ellos llaman “la grieta”, eso que divide entre la retórica de los derechos de los Kirchner y la apología nueva era del emprendeurismo buenaondista de Macri. Incluimos, además, los dos casos más potentes de la retórica política contemporánea: Pepe Mujica y el Papa Francisco, dos mayores de 80 años que han conquistado el corazón pop & cool de los ciudadanos, los medios y las redes digitales; su fórmula está en parecer reales y de verdad, fundamentar su relato en la experiencia propia, argumentar su discurso desde el sentido común y prometer esperanza. Y analizaremos con la investigadora del discurso María Fernanda González el modo que, en Colombia, se da un duelo de castas discursivas entre el popular héroe rural Álvaro Uribe Vélez –el ex presidente dueño de la escena política– y el pop aristocrático cosmopolita Juan Manuel Santos –el presidente que ganó la paz para el país.

La sección de Periscopio Electoral se detiene en el nuevo escenario político de Chile a través de Fernando García Naddaf y en las elecciones argentinas con un artículo de René Palacios sobre cómo los cambios en la sociedad obligan a una transformación de la política.

El Consultor trae las recomendaciones estratégicas para la implementación de estrategias de comunicación en el ámbito local desde la Argentina, México y Chile. La investigadora y consultora Adriana Amado nos cuenta cuál es el sentido político del twitter por parte de los gobernantes ya que el uso actual que es agresivo y pendenciero solo logra captar la atención de los medios, pero no es muy efectivo para construir la confianza pública. El consultor y gestor político Irving Berlín construye una serie de criterios comunicacionales para que los gobernantes vayan más allá de los medios y tomen decisiones escuchando a la ciudadanía y con la ambición del cambio social. El consultor Gonzalo Arias, al analizar el caso de las elecciones legislativas 2017 en Argentina, argumenta que tanto la comunicación de proximidad y emocional (del gobierno Macri) como el debate en el plano de la política (Cristina) han tenido éxito y que por lo tanto no se puede afirmar que es uno u el otro el tono de la retórica política. Finalmente, el investigador y asesor Claudio Avendaño, pone en el centro del debate democrático a la libertad de expresión y el poder mediático, ya que ante las evidencias de un malestar ciudadano con los medios es necesario, tanto en campaña como en gobierno, tener propuestas para desarrollar el derecho a la comunicación de los ciudadanos.

La Entrevista es con el escritor, publicista, artista y consultor político Ángel Beccassino“La tragedia de la política está en que nos damos cuenta que no tenemos de qué agarrarnos porque a nadie se le ocurre una idea diferente” describe. En esta política, el consultor político está, cada vez, más preso de las obviedades, las encuestas y los personajes sin ideas cuando su lugar en la sociedad debería ser pensar la sociedad por libre. “Faltan los rebeldes en la política que hablen de lo que pasa y lo relevante; y esto es grave porque la política necesita atrevimiento y hay muy pocos atrevidos en el mundo de la política”, concluye.

Investigación trae dos estudios de mucha actualidad. En la primera el investigador Jorge Acevedo le toma el pulso a la comunicación del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en el Perú, ya que a un año de haber comenzado su gobierno ha pasado de un 62% de los peruanos que aprobaban su gestión a sólo el 19%. La pregunta que busca responder es el por qué ha perdido el respaldo mayoritario de la ciudadanía, ya que este deterioro de su imagen ha sembrado dudas respecto a si terminará su mandato de cinco años en un contexto político adverso por la férrea oposición del fujimorismo en el Congreso, y si una de las causas principales de la pérdida de respaldo ciudadano es una comunicación errática. En el segundo artículo de investigación los investigadores del Observatorio de Comunicación Política de la Universidad Autónoma de Puebla nos cuentan cómo se ha dado el discurso de Trump sobre México en la campaña electoral y en los primeros días de ejercicio de gobierno, utilizando el Análisis Crítico del Discurso develan los discursos sobre la deportación de inmigrantes indocumentados, la construcción del muro fronterizo y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

Omar Rincón
Coordinador del número 33.
Edición Octubre 2017 – Más Poder Local.

* Publicado en MasPoderLocal